Desde 2008 la Caja certifica sus plantaciones de acuerdo a los principios y criterios de FSC®.
Es un proceso de carácter voluntario mediante el cual, las empresas pueden asegurar que sus productos han sido obtenidos de manera adecuada y sustentable, asegurando que la compra de los mismos no contribuye a la destrucción de los bosques del mundo.